ARJEGóS

ARJEGóS

Inicio

Artículos Poesías Perfiles Crítica de Cine Peridoxa El Castillo de las Moscas Frases y citas

EL RINCóN DE ROBESPIERRE

NOVEDADES

Javier Sanz Fernández

editor

Vamos a ver, ¿quién cojones permite que se publiquen éstas sandeces en un periódico de tirada nacional? Sí, volvemos a las andadas en mi tortuosa relación con los periódicos. Juro que no miré en El Mundo por ver si encontraba alguna tontería con la que meterme. De verdad que iba de buena fe, sólo que otra vez estaba aburrido y abrí la página para ver un poco de algo de lo que pasa por ahí. Iba leyendo los titulares estúpidamente despreocupado, cuando de repente me saltó a la cara:

Articulo de El Mundo

Lo he leído. Y luego lo he vuelto a leer. Es que hay cosas que me enervan, porque para semejantes tonterías podría escribirlas yo, y estar ganando ese dinero, y a día 15, mi cartera me muerde cuando le meto mano.

 

Ver más...

HUMOR LÓGICO

Las ramas que crean el viento

Estaba yo charlando ayer en una terracita con una fresca cerveza en una cada vez más fresca noche, con un amigo que sabe escuchar muy bien, y que no gusta de interrumpirme cuando me lanzo aunque me lo merezca.

Hablábamos del mundo como si fuera una fantasía. Me vino a la cabeza los recuerdos de esa maravillosa película de Tim Burton, "Bigfish", que recomiendo a todo el mundo, y en la que se entrelazan la historia de un hombre, mejor dicho, la historia "real" de un hombre, pero contada como un cuento de fantasía.

¿Qué daño nos hace pensar que el mundo tiene ese puntito de fantasía, que la realidad es como es, pero que explicarla puede ser más mágico y divertido de lo que parece?

Mi amigo me pidió algunos ejemplos. Yo le ofrecí uno muy significativo. Le pedí que observara el movimiento de las ramas de los árboles y que me explicara cómo se produce. Él me dijo que el viento hacía que las ramas y las hojas se agitaran.

Yo le dije que podría ser al revés. Los árboles podrían ser seres cargados de vitalidad, que, lejos de estar quietos a la merced de los elementos. Podrían tener una labor esencial para nuestra vida: agitar sus ramas para mover las pequeñas burbujitas que componen el aire, y sin las cuales no podemos respirar, y evitar que caigan al suelo. Podrían ser ellos los encargados de que esas burbujitas siguieran alimentando nuestros pulmones.

Quizás no sea cierto esto, aunque nadie puede decirme que sin los árboles no podríamos respirar. En lugar de explicarlo con un montón de términos científicos, prefiero decir que son las ramas las que crean el viento, y no el viento el que mueve las ramas.

TROPA DE ÉLITE  por José Ángel Gascón

PRINCESAS  por José Ángel Gascón

CON TACTO por Javier Sanz

EL PROVOCATIVO ZOUHIER por José Ángel Gascón

COLOMBIA: ALGUNAS VERDADES OSCURAS por José Ángel Gascón

INDEPENDENCIA por Javier Sanz